Fuente: El Acontecer

El Estado, a través del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), lanzó un importante incentivo para la incorporación de ómnibus eléctricos en el interior del país.

Se trata del proyecto MOVÉS, que abre una convocatoria para incentivar a empresas operadoras de transporte público urbano del interior del país a incorporar ómnibus eléctricos, en sustitución de unidades diésel para su operación habitual.

De esta forma, se busca acelerar la incorporación de ómnibus eléctricos en sus servicios regulares.

“Esta iniciativa se alinea con la política energética nacional y la política de cambio climático, al promover el transporte público y apoyar su mejora en calidad, a la vez que se eliminan emisiones aprovechando la energía eléctrica de origen renovable y limpio, de producción nacional”, se indicó desde el Ministerio a la hora de dar a conocer la iniciativa a El Acontecer.

Mediante este proyecto, los operadores de transporte público urbano del interior del país que se hayan presentado al subsidio a la compra de ómnibus eléctricos, promovido por el Ministerio de Economía y Finanzas, el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), podrán acceder a un fondo adicional del proyecto MOVÉS para apoyar el diseño e instalación de infraestructura de carga para los ómnibus eléctricos.

OTROS BENEFICIOS

El incentivo también apoyará la realización de diagnósticos organizacionales con perspectiva de género, con el fin de identificar brechas de género existentes actualmente.

La convocatoria se extenderá hasta el 30 de diciembre a la hora 16:00.

Esta iniciativa está enmarcada en el Componente 3 del proyecto MOVÉS de replicación de instrumentos al interior del país.

MOVÉS es ejecutado por el MIEM y el MVOTMA. Cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y con la colaboración de la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI). Su financiamiento proviene del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM o GEF, por sus siglas en inglés).